Blog de elenaortizoshiro

Cirugia robótica

CIRUGIA Y CIRUJANOS Cambiando paradigmas

Escrito por elenaortizoshiro 07-10-2019 en Cirugia laparoscopica. Comentarios (0)

Así opera un cirujano en el siglo XXI: mucho más que un bisturí

https://www.lne.es/ideas/quiron-salud/quirofanos-futuro.html

Entrevista con la Dra. Elena Ortiz

https://www.lne.es/ideas/quiron-salud/quirofanos-entrevista02.html


Hace poco me han hecho una entrevista para participar en un reportaje sobre las innovaciones en Cirugía: impresión 3D, laparoscopia, robótica, cirugía a través de orificios naturales (NOTES), quirófanos digitalizados, resonancia magnética intraoperatoria, geolocalización… todo un mundo inmenso de posibilidades que tienen como finalidad aumentar al máximo la calidad del procedimiento quirúrgico: su precisión, su adecuación, su carácter minimamente invasivo…

No puedo estar más de acuerdo con todo ese progreso. Lo he vivido, he contribuido a difundirlo y a enseñarlo. Sigo haciéndolo. Pero desde hace un tiempo sé que poner toda la energía en el quirófano no es el camino. El quirófano solo es una de las tres patas del banco del proceso quirúrgico exitoso. 



El proceso quirúrgico es un continuo con tres grandes fases: preoperatoria, intraoperatoria o la intervención propiamente dicha, y postoperatoria. Las tres son muy importantes, y depende de las tres que el resultado sea bueno o no. Y sobre todo depende de lograr una excelente colaboración entre el cirujano y el paciente para llevar el proceso a buen puerto.

Desgraciadamente, todavía hay médicos que opinan que “la cirugía es el fracaso de la medicina”. Eso es pura ignorancia. La cirugía es muy útil muchas veces, a veces es la única opción de tratamiento, y muchas veces es mejor que tratamientos químicos de por vida con muchos efectos secundarios. Y desgraciadamente también, hay cirujanos (muchos) que solo le dan importancia a la fase 2, a la intervención. También es ignorancia porque no son capaces de entender la trascendencia de las otras dos fases, o porque no saben cómo ayudar al paciente en esos momentos.

El ser humano es un complejo energético donde todo está interrelacionado. Tiene una enorme capacidad de crear su realidad, pero la mayor parte de las veces no lo sabe. Basta con pensarlo un poco y se entiende: ¿qué es mejor, ir a una operación convencido de que todo va a salir bien, o ir esperando complicaciones?

Estoy segura de que las cosas están cambiando muy deprisa y los médicos vamos a tener que aprender. Sí o sí. Porque ya no depende de nosotros. Esto ya está en manos de las personas que reclaman una asistencia médica diferente: responsable, honesta, empática e integral. Porque es fundamental recibir la información necesaria, la atención y la confianza en el preoperatorio y durante todo el proceso. Porque es fundamental ser operado con las mejores técnicas posibles. Y porque es fundamental tener acceso a todas las posibilidades terapéuticas para hacer que el postoperatorio sea lo más agradable posible. Y añado más: incluso a veces es posible convertir la cirugía en una interesante experiencia de aprendizaje personal.

Pertenezco a una nueva generación de cirujanos (todavía no somos muchos, pero todo se andará) que hemos decidido “abrir el foco” y dejar de centrarnos solo en la intervención. Es difícil explicar lo adictivo que es el quirófano para los cirujanos. Solo las personas que viven 

con cirujanos lo saben. El quirófano tiene un atractivo especial, que tiene mucho que ver con el ego, que hace que nos apasione nuestra profesión. Pero cuando uno amplía el campo y se centra en el paciente, entran en juego otros muchos factores que también condicionan la cirugía: ¿hemos escuchado al paciente? ¿le hemos explicado bien su proceso y la intervención? ¿tiene dudas? ¿se siente seguro? ¿podemos mejorar su manejo del dolor en el postoperatorio? ¿podemos evitar su ansiedad por métodos naturales? ¿podemos contribuir a la cicatrización correcta de sus heridas…?

Este nuevo camino no es fácil. Requiere seguir estudiando mucho. Requiere dedicarle buena parte de las horas que deberían ser de descanso o de la familia. Igual que la cirugía, que no deja de avanzar. No es fácil pero es apasionante, al menos tanto como la cirugía.


GRACIAS a todos los pacientes / amigos que estáis contribuyendo al GRAN CAMBIO


Saludos y hasta el próximo post


EL CANCER COLORRECTAL DESDE LA PERSPECTIVA DEL PACIENTE

Escrito por elenaortizoshiro 14-04-2017 en Cirugia robótica. Comentarios (0)


Hace pocos días tuve la oportunidad de participar en la Jornada del X Aniversario de la Asociación de Pacientes de Cáncer Colorrectal “Europacolon España”. Para mí fue algo muy novedoso e interesante porque he ido a muchas reuniones científicas en mi vida, dentro y fuera de España, pero nunca había estado en una reunión de pacientes. Creo que esto también es una señal de que las cosas están cambiando. Quiero agradecer desde aquí la invitación a Emilio Iglesia, que fue mi paciente hace muchos años y actualmente es el Presidente de la Asociación.

Fue una mañana maravillosa y muy especial. Escuchar los testimonios de personas que conviven con el cáncer, contando con valentía y confianza sus experiencias, me aportó una perspectiva totalmente nueva de esta enfermedad. Me enseñó cosas que no están en los libros de Medicina y que van a ser importantes para mejorar mi relación con mis pacientes en el futuro.

La reunión también me permitió escuchar a mis compañeros de las diversas especialidades implicadas en el tratamiento del cáncer colorrectal (anatomopatólogo, oncólogo, radioterapeuta…) y también aportar mi propia experiencia, relacionada con la cirugía laparoscópica, la cirugía robótica y, más recientemente, con la visión integral de la cirugía que los lectores de este blog ya conocen, y que generó mucho interés por parte de algunos asistentes a la reunión.

En estos enlaces se puede visualizar la Jornada, que se celebró en el Caixaforum de Madrid:

VIDEOS JORNADA COMPLETA

https://www.youtube.com/playlist?list=PL_niB2hovkHD3D4SV0zWOzUs01cC-LTBP

VIDEO PONENCIA E. ORTIZ OSHIRO

https://www.youtube.com/watch?v=5ZJgnuqX-ew&index=9&t=524s&list=PL_niB2hovkHD3D4SV0zWOzUs01cC-LTBP


Vaya desde aquí mi más sincero agradecimiento a organizadores, participantes y asistentes a esta estupenda Jornada.


Saludos. Hasta el próximo post.


CIRUGIA DE MINIMA INVASION Y CENTRADA EN EL PACIENTE

Escrito por elenaortizoshiro 11-02-2016 en Cirugia laparoscopica. Comentarios (0)

Si observamos la evolución de la Cirugía en los últimos 50 años, nos damos cuenta de que se tiende a realizar procedimientos cada vez menos agresivos. Hay que partir de la base de que cualquier intervención quirúrgica implica un cierto grado de agresión, tanto física como psicológica o emocional. El hecho de tener que someterse a una operación conlleva inevitablemente preocupación y cierto grado de temor. Sin embargo, hay una serie de factores que tienden a disminuir en gran medida la carga emocional negativa que conlleva una intervención:

-  Haber recibido una información adecuada

-  Estar conforme con el procedimiento y entender su objetivo, así como lo que se puede esperar de él

-  Estar implicado en el propio proceso de curación y en la cirugía como tratamiento

-  Confiar en el cirujano

En mi experiencia, conseguir que estos factores se cumplan es al menos tan importante como llevar a cabo una técnica perfecta, si se quieren obtener los mejores resultados posibles en el paciente.

La idea de “cirugía centrada en el paciente” se refiere a valorar los resultados de la cirugía sobre todo en lo referente a la satisfacción del paciente y a su calidad de vida posterior. Uno de los pilares que más se ha desarrollado en esta dirección es la “cirugía minimamente invasiva”, que implica llevar a cabo el procedimiento previsto “invadiendo” lo menos posible al paciente. En lo que se refiere al aparato digestivo, esto significa casi siempre un abordaje laparoscópico.

Enlace sobre el tema:

http://www.seclaendosurgery.com/secla/index.php?option=com_content&view=article&id=552&Itemid=490

Cirugía laparoscópica

La diferencia fundamental de la cirugía laparoscópica con respecto a la cirugía abierta es la posibilidad de realizar la intervención sin hacer una gran incisión en el abdomen, es decir, sin “abrir”, o mejor dicho, “abriendo” muy poco.

Para ello, se realizan pequeñas incisiones (medio centímetro, un centímetro) en puntos determinados y se introduce en ellas unos dispositivos a través de los cuales pasan la cámara y los instrumentos de la intervención.

El cirujano y todo el equipo quirúrgico tiene acceso al campo quirúrgico mediante dichos instrumentos, y la imagen se ve en una pantalla colocada junto a la mesa donde está el paciente.

Se ha comprobado que la ausencia de grandes incisiones mejora mucho el postoperatorio y acorta mucho el tiempo necesario para la recuperación, además de disminuir el dolor y las complicaciones de las heridas.



Cirugía robótica

El siguiente paso, que vino a incrementar las posibilidades de la mínima invasión, fue la introducción de la cirugía robótica, mediante el sistema quirúrgico Da Vinci.

El concepto cambia de forma importante: en la llamada cirugía robótica, también se introducen instrumentos a través de pequeñas incisiones en el abdomen del paciente, pero en este caso el cirujano que opera no está en la mesa junto al paciente, sino sentado en una consola a una cierta distancia.

El elemento fundamental en este caso es esa distancia, que puede ser corta o muy larga (este sistema permite realizar procedimientos a larga distancia, incluso transcontinentales, con la única limitación de la velocidad de las telecomunicaciones). El cirujano ve la imagen del campo quirúrgico en tres dimensiones y sus movimientos son transmitidos al instrumental que se encuentra dentro del paciente. El sistema permite un rango de movimientos y una precisión muy superiores a los de la cirugía laparoscópica convencional. Además la visión tridimensional aporta ventajas importantes, sobre todo en determinados gestos quirúrgicos más complejos.

El cirujano que esta en la consola es asistido en todo momento por la otra parte del equipo quirúrgico, que está en la mesa con el paciente. La coordinación del equipo, siempre importante, en estos casos es vital.

La experiencia inicial con cirugía robótica digestiva en España se llevó a cabo en el Hospital Clínico San Carlos de Madrid, en 2006. Muchos pacientes se beneficiaron de sus ventajas en diversos tipos de procedimientos.

Enlace: Introducción de la cirugía robótica digestiva en España

http://www.seclaendosurgery.com/secla/seclan17/articulos/reportaje.htm

Enlace: Da Vinci o el avance en la mínima invasión

http://www.seclaendosurgery.com/secla/seclan24/edit.htm

Hoy en día, el alto coste del sistema Da Vinci y su mantenimiento, han hecho que su empleo sea más restringido, y orientado sobre todo a casos complejos, oncológicos y a procedimientos que requieren muy alta precisión. No obstante, el equipo está disponible en varios centros públicos y privados en toda España.